pensando en iMac

El ordenador que tengo en casa y con el que trabajo habitualmente es un portatil Intel Centrino que tiene casi tres años. Tengo instalado Windows XP y Ubuntu 6.06 LTS y el ordenador anda bien, aunque un poco justito de disco duro. Alguna vez he querido hacer alguna cosa de edición de video pero los 40GB de disco no dan para muchas florituras. El portatil es un Acer y a mi me ha funcionado siempre bien, no he tenido ningún problema con él. Al principio me costó acostumbrarme al teclado, pues es el primer portátil que he tenido, pero puedo decir que trabajo bien con él.

Este año tengo en la cabeza comprar un ordenador nuevo y pensaba comprar otro portatil con la tecnología que hay ahora y que permita correr Windows Vista y también Linux. El caso es que en la uni han comprado iMac para algunos profesores y al verlos me he quedado en estado de shock. El diseño de los iMac es realmente espectacular y desde que los vi se me ha metido en la cabeza comprar uno. El modelo que me encaja más es el de 17 pulgadas, que trae un disco duro de 160GB y me gustaría comprarlo con ampliación de memoria a 2GB.

En principio no es que tenga interés por el OSX, pero tampoco está de más conocerlo, aunque amigos que los usan me dicen que si lo pruebo no podré dejarlo y que es el sistema operativo más robusto que han probado. Sin embargo tengo claro que mi próximo ordenador tiene que tener instalado Vista y Linux obligatoriamente.

Así que me he puesto a investigar si puedo tener los tres sistemas operativos en el imac. El modelo que me gusta, con 160GB de disco duro, creo que no tiene problemas de capacidad para tener los tres instalados, pero falta ver la manera de instalar los tres. La cosa para por bootcamp, la utilidad de mac para instalar otros sistemas operativos. He leido algunos post sobre la instalación de otros sistemas operativos en un iMac y parece que el tema de instalar WindowsXP y Linux no es muy complejo, pero que de momento no hay posibilidad de instalar Vista. Supongo que esto en breve se arreglará.

Luego está el tema del precio. El aparato vale caro, unos 300€ más que un portatil de 15,4», menos que un portatil de 17» pero bastante mas que un sobremesa pequeño con prestaciones similares. En fin, una decisión complicada, pero creo que al final me haré con él. Debe ser una gozada tremenda.